martes, 8 de marzo de 2011

8 DE MARZO, DOS POTENCIAS SE SALUDAN: NORMA ARROSTITO Y AMANDA PERALTA















Cumpas, en un día como hoy, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, el Comando Megafón saluda a todas las compañeras y anduvo buscardo información para refrescar de qué se trata este día.
Vamos a recordar un poco: el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, se conmemora un episodio trágico, es el recuerdo de las trabajadoras que en el año 1908 murieron calcinadas. Eran 146 mujeres trabajadoras de la fábrica textil Cotton de Nueva York en un incendio provocado por las bombas incendiarias que les lanzaron ante la negativa de abandonar el encierro en el que protestaban por los bajos salarios y las infames condiciones de trabajo que padecían. 

En nuestra patria la lista de minas para poner  como ejemplo en este día  son una pila. Al Comando Megafón no le resulta fácil elegir. Primero Evita y después Cristina la Presidenta Coraje  se llegan al bocho. Pero hay otras y de esas otras vamos a elegir dos.
 
Elijo en este 8 de marzo de 2011 a dos cumpas que representan a una generación,  la del Comando Megafón, que recibieron el impacto de la palabra y la imagen de Evita, que se hicieron cargo de una patria sometida al arbitrio de las FF.AA, la represión y los “pronunciamientos” primero y luego los golpes de estado, que decidieron ponerse en acción por la proscripción del peronismo  por la Fusiladora desde 1955, que lucharon de igual a igual junto a sus compañeros de vida y de militancia y entregaron todo por una patria justa, libre y soberana.

Norma Ester Arrostito, “la Gaby”, fue la única mujer que integró el grupo fundacional de la organización que posteriormente se llamó MONTONEROS.
 Beatriz Amanda “la Negra” Peralta,  militaba a los quince años desde el golpe de estado de la Libertadora en 1955, en la ciudad de La Plata. Fue la primera mujer en integrar el grupo guerrillero Taco Ralo y fue una de las organizadoras de las Fuerzas Armadas Peronistas FAP. Fue la organización que le dio continuidad a la resistencia peronista.

Las dos coincidieron en la acción. Amanda a los 25 años se trasladó al Docke en Avellaneda. Dice: “Yo hacía tiempo que andaba con la idea de un foco rural. Lo había intentado con el grupo del Vasco Bengoechea. Fracasó por la explosión de calle Posadas y, después, caí presa”. El 21 de julio de 1964 explotó por accidente una bomba en el primer piso del edificio de la calle Posadas 1168, allí muere, entre otros militantes el Vasco Bengoechea.

En Coordinación Federal donde permaneció presa desde agosto de 1964 hasta marzo de 1965, conoció a Dardo Cabo quien le presentó a Envar “Cacho” El Kadri.
Luego de recuperar su libertad, ingresó a la Acción Revolucionaria Peronista (ARP) fundada un año antes por John W. Cooke y Alicia Eguren. En esa organización conoció a Norma Arrostito: “Entró conmigo por un contacto con la Fede (Federación Juvenil Comunista). En el año 1966, quedé a cargo de ese grupo y en ese tiempo ingresó Fernando Abal Medina, de 19 años, muy niño, muy inexperto, que también vino a mi grupo”, contó la Negra.
Norma y Amanda eran siete años mayores que Fernando.

Cuenta Amanda: “Mi marido Néstor Verdinelli y Rubén Roitvan pareja de Norma Arrostito viajaron a Cuba seis meses. Entonces, Norma empezó una relación con Fernando. Estaban enamorados y cuando Rubén regresó Norma se separó de él.” 

Norma hizo con Amanda las primeras actividades militantes en la huelga de portuarios, contra Onganía. Eran actividades de apoyo al gremio volanteando, llevando materiales y ayudando en la ocupación de la CGT. En el mes de diciembre los agarró la Comisaría 22, cayeron presos Amanda, Norma y Fernando, fue la primera experiencia de Norma con la policía. Los sacó Juan Manuel Abal Medina. Amanda quedó adentro quince días más porque tenía antecedentes.

Según la periodista Gabriela Saidon, Amanda buscó “descifrar el enigma” de conciliar el marxismo de Norma (que venía del PC) con el catolicismo de Abal Medina y Firmenich. Fue la época de la discusión entre marxistas y católicos que se expresó en la revista Cristianismo y Revolución, en la que influyó la Teología de la Liberación y los curas obreros.
Norma Arrostito y Fernando Abal Medina viajaron a Cuba. Amanda Peralta y Néstor Verdinelli se separaron del grupo de Cooke y tomaron contacto con David Ramos y Eduardo Moreno para sumarse a la organización de la guerrilla rural en Taco Ralo, Tucumán. Cuenta la Negra que en el monte tucumano se dedicaron a caminar, charlar, cavar trincheras, cursos…en una carpa grande donde hacía mucho calor de día y mucho frío de noche. Fue en esa carpa en Taco Ralo donde fueron descubiertos el mismo día en que moría John William Cooke, el 19 de setiembre de 1968: “Me separaron de los compañeros. Ellos la pasaron en grupo pero yo, aislada. Para peor, no había otras presas políticas. En la cárcel de mujeres de Olmos me levantaron la incomunicación. El 22 de noviembre me trasladaron en secreto a la cárcel de San Nicolás. Y en mayo de 1970 a la Capital Federal, en Humberto 1°.”
De Amanda, el periodista Alberto Moya en un libro aún sin publicar dice:
“En junio de 1971 la radio propalaba: ….De la cárcel de mujeres del Buen Pastor, en San Telmo fugaron…Zulema Attaide, Diana Tray de Llores, Amanda Peralta… Por sobre la emisión, el Indio Allende, en Quilmes, pegó el grito: -¡Zafó la Negra! Je, qué atorrante este Pepe-.  -¿Quién, Firmenich?-. -¡No! Bah, no sé; porque dicen que entraron con apoyo de montoneros importantes. Yo hablaba del Pepe Shome, que fue con cinco cumpas en dos comandos de la P (FAP).

En el conurbano sur y parte de la Capital, Amanda se ocupó de organizar la FAP. Frente a las elecciones apoyó a Cámpora; rompió con FAP-Nacional y formó FAP-17, aunque ya pensaba que era hora de disolver las organizaciones armadas e integrarse a la lucha política.

Días después de la amnistía de 1973, festejaba la salida de la cárcel de su marido, de El Indio y de compañeros que volvían, como Roberto Quieto, con quien estaba en una pizzería grande, lleno de gente, cuando vio a Norma. “No pudimos hablar mucho, pero se la veía bien. Era muy suavecita, pero con puntos de vista muy firmes”.

Cuando terminó el gobierno del Dr. Cámpora, Amanda operó en el sur de conurbano y después del golpe, en setiembre de 1976 fugó a Brasil.

Norma, en cambio, herida en los episodios de Ezeiza de 1973, continuó en la conducción de la Columna Sur de Montoneros como responsable de militantes con grados inferiores, che, parece que los cumpas de la orga eran bastante machistas, justo con la Gaby!

Sensa joda, el golpe más duro que le tocó padecer a la cumpa Norma fue el asesinato de su compañero, Fernando Abal Medina, y de Carlos Gustavo Ramus el 7 de septiembre de 1970 en una pizzería de William Morris. Después las persecuciones se agudizaron. Su fotografía aparecía en todas partes buscada por el secuestro y ajusticiamiento de Aramburu. La clandestinidad absoluta. Los desencuentros con Juan Domingo Perón y el asedio lanzado a la izquierda peronista devolvieron a Montoneros a la noche, una noche que se sospechaba y se comprobó muy larga.

Corría el año 76. Las caídas de militantes se daban por doquier. Pero el 3 de diciembre los titulares daban un anuncio escalofriante. Los principales diarios argentinos destacaban ese día en sus primeras planas que una de las líderes de la organización revolucionaria Montoneros, Norma Arrostito, había sido "muerta durante un procedimiento" en el partido bonaerense de Lomas de Zamora.

En el libro Recuerdos de la muerte, el escritor Miguel Bonasso narra el instante en que el militante montonero "chupado" en la Escuela de Mecánica Jaime Dri ve con vida a Arrostito. “El `Pelado' nunca la había conocido personalmente, pero notó inmediatamente un contraste en esa figura espectral que todos observaban. Un contraste que provocaba un malestar soterrado. Si el examen empezaba por la cabeza, se notaba que iba bien peinada y arreglada, que su vestido gris estaba limpio y planchado, como el de los detenidos libres. Si la mirada bajaba hasta los pies descubría la causa del lento caminar: como los galeotes de Capucha, tenía los tobillos aherrojados por grilletes"

La Gaby permaneció un año en la ESMA, no sólo era exhibida como una valiosa pieza de caza frente a las otras fuerzas represivas sino que también ejercía una fascinación en la oficialidad de la Escuela de Mecánica. "El director de la ESMA, Rubén Jacinto Chamorro, la iba a visitar seguido. Son esas cosas que sucedían ahí. Primero, porque Gaby era una rehén importante. Creo que había una admiración de parte de él: no era una mujer común. No tenía cara tampoco porque la verdad es que él sabía perfectamente que iba a terminar muerta. Si alguno de los de ahí iba a sobrevivir, Gaby no iba a ser. El ejército la pedía. Era un personaje emblemático. Era la fundadora de la organización enemiga para ellos. El Ejército la pedía y ellos la presentaban como un baluarte", cuenta Elisa Tokar, también prisionera en la ESMA. Le inyectaron pentotal el 15 de enero de 1978, a dos días de cumplir 38 años.

Amanda, en agosto del '77, pasó a Suecia, desde donde se acercaba a Francia para protestar con El Kadri ante la embajada e ir a donde se organizaba lo que los militares llamaban "campaña anti argentina" que hacía Amnesty International.

A Amanda le tocó estar en Argentina cuando murió El Kadri. Ahora, no quiso amargarle las fiestas a los suyos y esperó a morir, con mucha tranquilidad, un 2 de enero de 2009.


Amanda, Nacho Velez, Cacho El Kadri, Ramón y familia.



 Norma Arrostito
Verdinelli le escribió a Susana El Kadri: “lamento tener que escribirte que Amanda falleció hace algunas horas. Vivió una vida activa y de combatiente por la justicia hasta último momento. El día que la internaron le habían publicado en el diario más grande de Gotemburgo un artículo a dos páginas sobre el aniversario de la revolución cubana. Se hizo todo lo que se pudo, pero a veces el destino es así. Sedada y dormida desde hacía dos días, murió con un rostro muy calmo. Quién sabe, quizás están Cacho y Amanda tomando unos mates por ahí, discutiendo con pasión alguna cosa”.

Estos cumpas estarán siempre en nuestra memoria. El Comando Megafón rinde homenaje a las mujeres en su día recordando a la Negra y a la Gaby.
Chau cumpas. Néstor presente! Viva Perón carajo!








8 comentarios:

Jorge dijo...

Muy bueno, Megafón. Amanda fue la Novia Celeste de la Pe.

Alpargatas y Netbooks para Escobar dijo...

Impresionate cumpa. Me tomé el atrevimiento de postearlo en mi blog. Creo que es una manera para que se multiplique el homenaje.

Maby dijo...

Jorge, contame lo de Amanda la Novia Celeste de la P

el marquesito dijo...

Muy bueno, estas son las partes de la historia que andan faltando

Jack Celliers dijo...

Precisamente el problema del peronismo es ese: gritar "viva Perón" y homenajear a esos combatientes a los que Perón usó desvergonzadamente.

Arrostito, Sabino Navarro, Paco Urondo y Rodolfo Walsh eran una cosa, Perdía y Galimberti otra bien distinta. Por no hablar de Moyano, que por esas épocas no andaba tan lejos de Tachuela Duhalde y El Caudillo. Es el resultado de mezclar todo, de construir con bosta como le gustaba decir al Pocho. Meter a todos en la bolsa permite decidir luego a quiénes rajar de la Plaza, y a quiénes dejar en el poder.

Si luego de este gobierno (el mejor en 30 años, nada cuesta admitirlo) el peronismo vuelve a aprovechar el capital político acumulado para asestarnos otro menemazo, espero que toda la red de blogueros peronistas montonerófilos no haga la gran Julio (Vivo) Bárbaro.

Salud.

U.B.: Justo Suárez" dijo...

como diría Evita:"De nada valdría un movimiento femenino en un mundo sin justicia social".

Néstor Verdinelli dijo...

Recuerdos impportantes, historias que no deben ser olvidadas, gracias...Nestor Verdinelli

Alberto Moya dijo...

En esta nota de JB levantada de la revista 2010 se deslizó un error: Me hacen decir que las fugadas con Amanda fueron Zulema y Diana (que escapó del Buen Pastor pero de Córdoba). Son dos fugas distintas de cárceles con el mismo nombre, ambas en junio del 71. Pero las que salieron con Amanda fueron Ana María de las Mercedes Solari (FAP); Ana María Papiol de Toer y Lidia Marina Malamud de Aguirre (FAL).