viernes, 22 de abril de 2011

VICTOR MARTINEZ VOLVIÓ PERO.....ESTAMOS EN PROBLEMAS


 Víctor Martinez regresó. Pasó horas inciertas como todos los que se involucraron con la horrible noticia de su secuestro como el Comando Megafon.

Si ésto sucedió nuevamente es porque algo está muy mal. La impunidad de los genocidas está en pie a pesar de todos los esfuerzos echos. ¿No será hora de pensar que esos esfuerzos no van en una dirección correcta? Al Comando Megafon le parece que este es el problema al que hay dedicarse a resolver, porque si no, ¿hasta cuándo pagarán los inocentes?

El  Comando Megafon encontró un comentario en el posteo donde denunciaba la desaparición de Víctor que le parece importante compartir, las negritas son del Comando Megafón:


"Acabamos de finalizar una marcha en Rosario, desde Tribunales Federales hasta el Arzobispado: el Espacio Juicio y Castigo, organizaciones políticas, gremiales, universitarias, sociales y mañana estaremos en la ronda de las Madres.
Hay que salir a la calle, exigir al Poder Judicial que todos los genocidas estén en la cárcel. Es la mejor protección de los testigos y querellantes y también de las cabezas visibles de los organismos de DD.HH. No puede ser que los genocidas, que se encuentran acusados,en pleno proceso de los juicios estén caminando por las calles como sucede en nuestra ciudad."

El Comando dice que no sólo los genocidas sino también sus secuaces: los jueces que les hacen el juego como es el caso de Villafuerte Ruzo.
“Me empujaron y me metieron en una combi. Había dos tipos adelante y uno atrás, que fue el que me empujó y me tiró adentro”, relata Víctor Oscar Martínez.

A pocas horas de ser liberado en la madrugada de ayer en el barrio de Liniers, el testigo del asesinato del obispo Carlos Ponce de León durante la dictadura denuncia que el lunes pasado fue secuestrado cerca de su casa y que aunque las versiones que dan vueltas “son muchas”, la realidad “es una sola”.

El testigo mueve la mano, dando a entender que el vehículo adonde lo metieron tenía una puerta corrediza. Le pusieron un cuello de lana sobre los ojos. “Me hicieron masticar grandes cantidades de medicina, el médico me dijo que se trataba de Alplax y Valium”, afirma. El viaje fue en completo silencio. Si bien no pudo calcular cuánto demoró, le pareció “muy largo” y que, en un momento, el coche ingresó a un camino de tierra. “Me deben haber llevado a una casa de campo”, arriesga. Al llegar lo encerraron en una habitación donde había un colchón y una frazada. En la casa había pocos muebles.
Aunque no puede describirlos físicamente, dice que los hombres eran mayores, como de 50 años, con “un lenguaje elaborado”, tranquilos, respetuosos. “Me trataban de usted.” En su cautiverio habló con una sola persona que le advirtió: “Le voy a dar seis consejos en tres días, después de esto usted se muere”. El primero fue que no podía ir contra el juez Carlos Villafuerte Ruzo, que se encargarían de “pasar a vía muerta” su querella por persecución religiosa.

Martínez mantiene un enfrentamiento con el juez en la causa por el asesinato del obispo Ponce de León, ocurrido en 1977, en un accidente simulado. Villafuerte Ruzo lo acusó de falso testimonio y Martínez le inició una querella.

Los captores, sigue Martínez, le dijeron que su abogada era “una estúpida” a la que “iban a llevar a la quiebra vía multas”. Volvieron a suministrarle pastillas, no le dieron de comer y le dejaron una gaseosa. El hombre que le hablaba le pidió la billetera. “Vio la foto de mi hijo y me dice: ‘¡Qué pena! Por estar en contra de un juez y traicionar a la Iglesia le puede costar la vida a su familia’”. Y le sugirió que hiciera “algo inteligente” y que “se fuera del país”.
 VICTOR OSCAR MARTINEZ, hoy

Más tarde escuchó que uno de sus captores le decía a otro: “El país ya está enterado, lo están buscando por todos lados. Es fácil chuparlo, pero cuando te cierran el círculo es muy difícil desprenderte, larguémoslo ahora”, fue la conversación. Entonces le hicieron tomar un montón de pastillas y lo dejaron cerca de la General Paz. Martínez no puede precisar a qué hora lo dejaron en Liniers, donde encontró a un hombre “muy amable”, al que le contó que había sido secuestrado. Esa persona le ofreció el teléfono celular para avisar a su familia.

Al dejarlo en Liniers, los captores le advirtieron que si no quería perjudicar a su familia se tomara un taxi hasta Acoyte y Rivadavia. “Ahí sí buscá a la policía y hacé lo que se te cante”, fue el mensaje. En Caballito, Martínez recordó que había una comisaría sobre Díaz Vélez. Hizo la denuncia en la comisaría 11ª, declaró hasta las 5 de la mañana. “Por lo que sé todo el Gobierno actuó rápidamente”, asegura. El testigo de la causa Ponce de León señala al juez Villafuerte Ruzo como el responsable de su secuestro, que “tiene un grupo de tareas” y es parte de “un conflicto mayor que debe resolver a futuro. Estoy seguro de que él puede dar información sobre las imprecisiones en mi relato, como la localización y los horarios” del secuestro, concluye.

Por su parte, Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, se refirió a la desaparición de Martínez y pidió hacerles llegar sus palabras de aliento a todas las personas que están dando su testimonio en los crímenes de lesa humanidad que se llevan adelante en todo el país. “Quiero decirles a todo ellos que el Estado tiene forma de protegerlos, que estamos en un momento de la historia de nuestro país donde quieren imponernos el miedo y desestabilizar a la democracia.” Por último, recordó el atentado que sufrió ella, en 2002, y el intento de secuestro a Sonia Torres, abuela de la filial Córdoba, a quien le gatillaron en la cabeza. “Se trata de las mafias mercenarias”, advirtió.

Chau Cumpas, con la frase "que no se repita" no la arreglamos, hay que modificar lo que se está haciendo mal, y no es la protección de testigos, es mucho más profundo y se ha dicho en muchas oportunidades. ¡Viva Perón carajo!


7 comentarios:

edgardo dijo...

El caso de victor martinez volvió a demostrar lo aceitado que se encuentra el engranaje represor que se creia totalmente desarticulado. tenés razón estamos en problemas, pero no es ahora y por este caso, te doy el ejemplo de lo que sucede en el juicio que tenía que comenzar el 26 de este mes (causa v cuerpo-base naval puerto belgrano).
uno de los jueces(lepodo vazquez) se reunió en una cena con dos abogados defensores,un acusado y un juez que se habia excusado, fue recusado por la fiscalía y tuvo que aceptar, la jueza Beatriz torterola viendose venir una recusación por mal desempeño, decidió excusarse por razones de "salud". obviamente hasta que no se nombren los dos reemplazantes no se iniciará el proceso judicial.
disculpame lo extenso del comentario, pero creo que esto no es de ahora, en el fondo nunca se desarmó el andamiaje fuerzas armadas-iglesia-justicia.
un abrazo

Comando Megafon dijo...

Tenés razón Edgardo. Se ha hecho mucho pero no se llegó todavía a desarticular la totalidad del engranaje. En estos días vengo pensando que hay un gran error desde la política pública de DDHH en la manera en que se llevan a cabo los juicios, por otra parte habría que implementar la forma de apartar a los jueces amigos de los genocidas, así como ellos maniobran para dilatar. En fin, esto que decimos nosotros no se si es sencillo de hacer desde el Poder Ejecutivo. Y la discusión es mas larga porque para hacerlo intervienen muchos factores, y estimo que los tres poderes. De todos modos difundir por las redes es quizá un grano de arena pero contribuye a que estos temas no queden tapados y solo publicados por algunos pocos medios, porque de los medios hegemónicos ya sabemos que podemos esperar. Un gusto descubrirte. Te sumo a mi blogroll.

edgardo dijo...

el tema de los jueces y la justicia realmente es muy complicado, esperemos que se pueda llegar al final sin mas sobresaltos
retribuyo lo del gusto

gustavo montiveros dijo...

creo que tampoco la iglesia catolica quiere que se sepa la verdad sobre la muerte del obispo Ponce de Leon, quien fue asesinado por la dictadura, porque fueron complices al igual que con el crimen del obispo de La Rioja Enrique Angelleli. Vaya institucion la presidida por el cardenal Bergoglio.

Durga dijo...

Sería bueno informarse de de este Victor Martinez, acá hay algunos datos:

http://victor-naim.blogspot.com/

María G. Scopel dijo...

La Cámara de Casación Penal Sala IV, el 1 de septiemmbre de 2011, dijo "RESUELVE: HACER lugar al recurso de casación interpuesto por el Señor V. Martínez y consecuentemente APARTAR al Sr. Juez Carlos Villafuerte Ruzo de l trámite de la causa 3429-P" (causa Saint Amant - Ponce de León)
Con el Juez PARCIAL fuera de las causas, la muerte del Obispo Ponce de León va a ser resuelta y podrá descansar en paz.
En esta sentencia se puede leer lo que el máximo tribunal evaluó de la verdadera víctima y testigo del "accidente" que le causó la muerte al Obispo, su hijo espiritual Víctor Martínez.
De que se disfrasarán ahora los que sin conocerlo lo juzgan?
Dra. M. G. Scopel

hercorando dijo...

Soy el Dr. Héctor Walter Navarro. El 23 de marzo de 2011 el rector de la Universidad Nacional de Rosario me otorgó un diploma en presencia de las Madres de Plaza de Mayo por haber sido uno de los pocos abogados que defendió a perseguidos durante la dictadura. Y también fui el que denunció a Víctor Oscar Martínez por haber simulado ser víctima de la dictadura para cobrar la indemnización. Conseguí que lo procesaran debido a toda la abundante prueba. Martínez fue un privilegiado porque gracias a la amistad del obispo Ponce de León con los milicos hizo la marina en la prefectura de San Nicolás. En venganza se escondió dos días y al aparecer limpito y sin un rasguño me denunció que yo lo había secuestrado. Ustedes verán a quién creen. Pero no te apresures, Comando Megafon, antes leé todo el http://victor-naim.blogspot.com/
en especial el auto de procesamiento de Martínez y verás que hay que separar la paja del trigo.